ACCIDENTES E INCIDENTES DE LOS CV-990 DE SPANTAX

Hamburg-Finkenwerder 31/05/1967 EC-BJC

En 1967 cuando ya Spantax había irrumpido con creciente presencia en Alemania compitiendo con fuerza con otras empresas germanas como Condor y Südflug. Ocurrió que la muy difundida revista alemana "Der Spiegel" publicó por entonces un reportaje con tintes difamatorios sobre la Compañía tratando de poner de manifiesto supuestas deficiencias en el mantenimiento de nuestros aviones, concretamente de los Coronados. Como prueba el autor ilustraba su artículo con unas fotografías en las que señalaba como fisuras en el fuselaje lo que en realidad eran marcas en la carena del encastre de las alas, así originalmente diseñadas de fábrica.

La información levantó tal indignación en la compañía que el propio Bay decidió dar en persona inmediata y contundente respuesta a tal agravio. Para ello hizo convocar a los principales medios de comunicación europeos para asistir a una conferencia de prensa el día 31 de Mayo en el aeropuerto de Hamburgo en la que él personalmente y los más altos directivos de la Compañía y de Swissair, responsables del mantenimiento de la flota de CV990, rebatirían sin dejar lugar a dudas los infundios publicados ofreciéndose al mismo tiempo a dar toda clase de aclaraciones a quien lo solicitara. La fecha y el lugar habían sido elegidos para coincidir con un vuelo fletado por TUI, el gran tour operador alemán, que sería aprovechado para el traslado de los representantes españoles y suizos y dar así mayor publicidad al evento. Todo fue meticulosamente preparado y la tripulación del vuelo cuidadosamente seleccionada, tanto la técnica como la auxiliar de cabina de pasajeros, escogiendo a las azafatas más guapas y con mayor dominio del alemán. El comandante sería nada menos que el Presidente de Spantax, quien aún mantenía en vigor su licencia y calificación de tipo, y como segundos, dos avezados pilotos, Carrero, procedente de Iberia, y Antonio Arenas, un comandante que años más tarde demostraría su pericia en la colisión en vuelo sobre Nantes.

El avión, un Coronado, despegó puntualmente de Palma con su pasaje de turistas alemanes y varios miembros de la plana mayor de Spantax y tras una escala en Zurich para recoger a los directivos de Swissair, continuó rumbo al aeropuerto de Hamburgo en donde esperaban su llegada una nutrida tropa de periodistas y fotógrafos entre los que no faltaban enviados de "Der Spiegel" y de la prensa amarilla como el "Bild Zeitung". En la cabina de mando Bay ocupaba su asiento del lado izquierdo, Arenas su puesto a la derecha atendiendo a la radio y a sus tareas de copiloto, mientras Carrero, de pié entre los dos, vigilaba instrumentos y comprobaba la exactitud de las maniobras. A las 13:49, el Control de Aproximación de Hamburgo autoriza al avión a iniciar su aproximación a la pista 05 del aeropuerto ordenándole comunique cuando la tenga a la vista, orden que la tripulación cumple pocos minutos después recibiendo entonces de la Torre de Control la autorización para aterrizar. Solamente que la pista que entre nubes habían visto ante sí los pilotos no tenía los 3.250 metros previstos sino solamente 1.360 metros, diferencia que Bay pudo enseguida apreciar cuando al tocar el suelo tuvo que volcar toda su fuerza sobre los frenos para no salirse de pista consiguiendo detener la aeronave a solo escasos 150 metros del final de la misma. "Due to pilots error", por error del piloto, decía el escueto mensaje del agente de handling recibido en las oficinas de la compañía en Palma, que para espanto de los empleados que allí trabajaban les informaba que el EC-BJD no había tomado tierra en el aeropuerto de Hamburgo sino en Finkenwerder, un campo de aterrizaje de una fábrica de aviones situado a unas nueve millas al suroeste del primero. Eran las 13:51.

La repentina llegada de tan inesperados visitantes movilizó a todo el personal de la fábrica de construcciones aeronáuticas, oficinistas y obreros que, unos cuidando de los desembarcados viajeros y otros actuando de maleteros, hubieron de improvisar unos servicios mínimos de atención al pasaje en la cafetería del establecimiento mientras en una avioneta llegaba desde Hamburgo un equipo de funcionarios que organizaría allí mismo el todavía entonces existente control de policía y aduana. A continuación los turistas abandonaron Finkenwerder en autobuses, también traídos ex profeso desde la ciudad, para regresar a sus casas. Y eran ya las cuatro de la tarde cuando el Coronado, aligerado de su carga de pasajeros, se iba nuevamente al aire para unos minutos más tarde arribar por fin a su destino en donde ya no le esperaba ningún periodista. Dicen que por la megafonía del aeropuerto de Hamburgo se pudo oír: "La Compañía Spantax anuncia la llegada de su vuelo procedente de Palma de Mallorca con escala en Zurich y Finkenwerder", probablemente sarcástica invención con que la prensa alemana de la época adornó su descripción del incidente, denominando jocosamente a Spantax "Finkenwerder Airlines".

Estocolmo-Arlanda 05/01/1970 EC-BNM

Tenerife-Los Rodeos 03/12/1972 EC-BZR

Nantes 5/3/1973 EC-BJC

El DC-9 BII que chocó contra el CV-990 EC-BJC
El DC-9 BII que chocó contra el CV-990 EC-BJC

Colonia-Bonn 04/04/1978 EC-CNG

Las Palmas 19/3/1984  EC-?